Pasar al contenido principal

Conoce a tu gato: ¿cómo entender sus señales?

Back to overview

Usted está aquí

Comprender las señales de los gatos no siempre es una tarea sencilla. Mientras el lenguaje de los perros es muy directo, los felinos suelen ser mucho más sutiles a la hora de transmitir lo que quieren y necesitan.

Precisamente, al estar más acostumbrados a interpretar el lenguaje de los perros, es muy habitual confundir los comportamientos de los gatos y su lenguaje corporal, acabando en más de una ocasión con algún arañazo en la mano o los brazos.

Sin embargo, una vez se aprende un poco de psicología felina, entender lo que te están diciendo o interpretar cuándo quieren estar a su aire se vuelve mucho más sencillo.

Cómo interpretar las señales de los gatos

En el lenguaje de los gatos existen muchos aspectos que hay que tener en cuenta para entenderlos. Una vez que sientes que has conectado con tu gato y tienes un fuerte vínculo, no hay nada más satisfactorio que entender lo que necesita de ti y poder dárselo.

¿En qué hay que prestar atención para saber qué está queriendo decir un felino? Las distintas partes de su cuerpo, su postura general y su comportamiento son las señales de un gato que hay que aprender a interpretar.

1.- Movimientos de la cola y posición de las orejas

La cola es la parte más expuesta de la fisionomía del gato. Por ello, es una de las principales cosas en las que debes fijarte. Asimismo, la combinación con la postura de las orejas te darán una pista mejor sobre lo que le está pasando por la cabeza en ese momento.

  • La cola baja suele ser señal de que está triste o se siente inseguro.
  • Con la cola hacia arriba. Normalmente indica que el gato está feliz. Al contrario que el resto de felinos, los gatos domésticos levantan la cola para saludar amistosamente a otros gatos o personas.
  • Moviendo la cola despacio de un lado al otro. Esto es indicio de que el animal está relajado o concentrado en algo o feliz.
  • Si el movimiento de la cola es rápido y como en latigazos es señal de que está molesto. Si además tiene las orejas hacia atrás y las pupilas dilatadas indica que está listo para atacar.
  • La cola está arqueada y con todo el pelo erizado. Normalmente esta es una señal de los gatos muy inequívoca que viene acompañada de bufidos y que indica que el gato está agresivo.
  • Orejas hacia arriba y moviéndose hacia los lados. Esto indica que tu gato se encuentra tranquilo y relajado y simplemente escucha lo que ocurre alrededor.
  • Orejas tiesas e inclinadas hacia delante. Normalmente es porque algo ha captado su atención y está pendiente. Aunque también puede ser señal de que está inquieto o inseguro.
  • Orejas hacia atrás o aplastadas sobre la cabeza. Mientras que en los perros esta es una señal de sumisión, en los gatos significa que están enfadados y a punto de atacar

2.- Los sonidos

Al igual que con la cola y las orejas, otras de las señales de los gatos más fáciles de reconocer son los sonidos que emiten en las diferentes situaciones. De esta manera, si tu gato:

  • Ronronea. Quiere decir que se encuentra a gusto y feliz. Suelen ronronear cuando están tumbados con sus dueños e, incluso cuando comen.
  • Maúlla. Este suele ser un ruido con una gama muy amplia de interpretaciones. Desde el júbilo hasta el dolor. Por ello, es importante aprender a diferenciar los tipos de maullidos de tu gato. Los maullidos normalmente son una forma de llamar la atención del dueño. Por ejemplo, para pedir comida. Si los maullidos son como aullidos suelen expresar angustia. Aunque también son típicos de gatos ansiosos. En esos momentos es cuando optar por suplementos para calmar los nervios de tu mascota como Zylkene es perfecto.
  • Gruñidos y bufidos. Al igual que los perros, los gatos también gruñen cuando se sienten amenazados o asustados. Lo mejor en esta situación es dejarlo tranquilo.

3.- La posición del gato

Otras de las señales que emiten los gatos tienen que ver con su postura corporal. Por ejemplo, en ocasiones tu gato puede estar:

  • Tumbado panza arriba. Cuando tu gato expone su barriga te está diciendo que confía en ti. Pero al contrario de los perros, esto no quiere decir que siempre puedas rascársela. A algunos gatos no les gusta nada que les toquen la barriga.
  • Está de lado con la espalda arqueada, y el pelo erizado. Es la postura más explícita de enfado y agresividad.
  • Tumbado sobre sus cuatro patas recogidas bajo su cuerpo. Esta forma de descansar indica que el gato está muy relajado y tranquilo.

4.- El comportamiento

El comportamiento de los gatos a veces resulta enigmático. Sin embargo, observar cómo actúan es la mejor forma de entenderlo.

  • El gato está obsesionado con las cajas de cartón. Para los gatos, meterse en cajas o espacios más cerrados les da una sensación de seguridad. Es muy posible que tu gato piense "yo puedo verte, pero tú a mí no".
  • Se frota contra las personas y las cosas. Además de un gesto de cariño, lo que el gato te está diciendo es que eres parte de su familia y tiene que impregnar su olor para marcarte.

El secreto para comprender a tu gato

Las señales de los gatos, en muchas ocasiones, son confusas. Se trata de animales que no suelen demostrar con el cuerpo muchos de sus sentimientos. Esto no quiere decir que no tengan un rico lenguaje corporal. Aunque es cierto que darse cuenta de que el gato está enfadado o a punto de atacar es difícil y puede llegar incluso tarde la primera señal. Por ello, para conseguir interpretar correctamente las señales de los gatos lo mejor es analizar todo el conjunto: el comportamiento, los sonidos y su lenguaje corporal. La combinación de estos tres aspectos es lo que mejores pistas te va a dar sobre lo que siente tu amigo.

 

Consejos y trucos

Cómo interpretar las señales de los gatos

Productos

  • Los perros y los gatos pueden tener problemas en sus articulaciones. Flexadin Plus es una fórmula completa que contribuye a su salud articular y a su flexibilidad.

  • Suplemento nutricional con beneficios relajantes para perros y gatos

  • Esta innovadora fórmula, científicamente demostrada por distintos estudios clínicos, contribuye a la salud de las articulaciones y a la flexibilidad de los perros.