Pasar al contenido principal

gatos

Usted está aquí

  • ¿Los dientes blancos de tu mascota son cada vez más amarillos? ¿Notas que su aliento es cada vez peor? La higiene bucal de perros y gatos puede suponerte un problema si no lo cuidas como es debido.

  • Las mascotas también se enfrentan trastornos. De hecho, la ansiedad en gatos es un problema recurrente. Muchas veces las personas no comprenden lo que ellos son capaces de sentir.

  • Educar a un gato no resulta ser una tarea fácil, tanto así que surge la duda si realmente se puede lograr.

  • Comprender las señales de los gatos no siempre es una tarea sencilla. Los felinos suelen ser muy sutiles a la hora de transmitir lo que quieren y necesitan.

  • El periodo de cuarentena puede resultar más tedioso incluso para las mascotas que para las personas. Entre otras cosas, puede provocarles un aumento de niveles de estrés y alteraciones en su forma física.

  • La rabia en mascotas es una de las enfermedades más peligrosas y mortales. La gran mayoría de animales de sangre caliente son vulnerables a contraer esta enfermedad. Y, de hecho, la única forma de prevención es la vacunación.

    La vacuna para evitar la rabia en mascotas se administra a los cachorros a partir del tercer mes de edad y después en periodos de entre uno y tres años, dependiendo de la legislación vigente.

  • Cuando se tienen varios amigos felinos, a menudo pueden suceder peleas de gatos en un mismo hogar. Algunos gatos simplemente no le darán una oportunidad a la paz.

    Y es que existen varias razones por las que los gatos pueden no llevarse bien. La más común es la falta de socialización, la falta de experiencias agradables con otros gatos al principio de la vida.

  • La leucemia felina (FeLV) es un virus que puede transmitirse entre gatos a través de la saliva. Es una enfermedad trágica y fatal que es responsable de muchas muertes de gatos en todo el mundo cada año.

    Más del 50% de los gatos infectados mueren dentro de los 2-3 años posteriores a la infección. La mayoría de las muertes en gatos ocurren en el primer año después del diagnóstico.